6Urretxu

Mi pueblo se refugia a los pies del monte Irimo y moja los pies en el agua del río Urola, fronteras de este lugar llamado Urretxu. Aquí no solo tenemos todo lo que necesitamos para nuestras vidas, sino que contamos con mucho que ofrecer al visitante, especialmente cuando se trata de historia y naturaleza.

Al ser uno de los pueblos más antiguos de Gipuzkoa —ya en el siglo XIV hay escritos que mencionan a Villarreal de Urrechua como punto de descanso en el Camino Real que unía España con Francia— la huella histórica se puede apreciar a primera vista en nuestras calles y plazas. Ven y redescúbrelas conmigo.

Fuente Wikipedia

¿Cómo se llega?

Las conexiones por carretera de Urretxu con el resto de Euskadi son de lo más cómodo. Su papel histórico de villa de paso, situada junto a la vía comercial más antigua del país, se mantiene hoy en día. Así, la A-1 hacia Donostia y la AP-1 hacia Vitoria-Gasteiz, que también enlaza con la AP-8 hacia Bilbao, pasan todas a menos de 20 minutos del pueblo. Pamplona, además, está a solo una hora en coche.

Si prefieres moverte en tren, siempre puedes optar por el ferrocarril de cercanías, que cuenta con una parada en Zumárraga, a menos de un kilómetro de Urretxu. Este tren se puede coger desde Donostia, Irún, Tolosa u otros muchos pueblos de la Gipuzkoa interior.

Además, como ocurre por toda Euskadi, las conexiones en bus también son muy buenas, tanto hacia Bilbao o Donostia como hacia la zona de Zumaia y Azpeitia.

De reyes, bardos e himnos

El hecho de que fuese reconocida como villa ya en el año 1383 es algo que se puede percibir en la estética del casco histórico de Urretxu, que rezuma antigüedad en cada casa. La zona más céntrica había sido plenamente desarrollada ya en el siglo XVI, cuando Villarreal de Urrechua era frecuentada por reyes y nobles en sus viajes al extranjero.

Además, la historia de Euskadi tiene aquí una de sus fechas más señaladas con el nacimiento en 1820 de José María Iparraguirre, el mítico bardo euskaldún y creador de uno de los himnos no oficiales de Euskal Herria: Gernikako Arbola. Inquieto, bohemio, revolucionario y romántico, Iparraguirre nació en Urretxu, participó en la primera guerra carlista hasta que tuvo que escapar a Francia, recorrió media Europa, regresó a España, fue expulsado a Argentina, tuvo una familia en Uruguay y allá los dejó para retornar y morir aquí.

Actualmente, puedes ver su estatua en la plaza del centro del pueblo, así como visitar su mausoleo, construido en el cementerio por el artista urretxuarra José Vicente Lasa, conmemorando el centenario de la muerte de Iparragirre. También se realizan visitas guiadas del centro histórico a través de la mirada de Ángela Kerexeta Aizpuru, mujer de Iparragirre. Una forma de reconocer el papel casi tan importante como desconocido que las mujeres tuvieron en la historia de esta villa.

Por otra parte, si te gustan los museos, te recomendaría que pasases por Aikur, un centro de interpretación de la apicultura abierto en 2007. Aquí se cuenta cómo es la vida de las abejas, su importancia en nuestro ecosistema, sus formas de organización, etc. Rodeado de un espacio natural privilegiado, Aikur es el lugar perfecto para una visita con niños.

Del Irimo a la campa de Santa Bárbara

La cercanía de Urretxu con Zumárraga hace que compartamos ciertas atracciones turísticas. Una de ellas es la Antioko Ermita, un paso inevitable en Zumárraga cuando visites Urretxu. Para muchos, la Antioko Ermita es la catedral de las ermitas vascas, una auténtica joya del románico vasco y el nexo perfecto entre las épocas de construcción en madera y en piedra.

Siguiendo con las ermitas, otro paso obligado en Urretxu es la de Santa Bárbara, situada en las faldas de nuestro querido monte Irimo. Este templo y la campa que lo rodea son, sin duda, mi lugar preferido en Urretxu para disfrutar de la naturaleza. Un espacio de total tranquilidad, mágico, desde donde podemos iniciar cualquier ruta hacia las muchas montañas que nos rodean en el Alto Urola.

En caso de que vengas con ganas de pasear, yo te recomendaría que recorrieses el agradable camino que parte del albergue de Santa Bárbara para subir luego a las cimas de Arbeleta y Arrizurri. De ahí bajas a Trekutz para regresar a los campos de Santa Bárbara. Son 7 kilómetros de pura naturaleza desde las que, además, podrás disfrutar de las vistas a míticas cimas vascas como Udalaitz o el Amboto.

Una época para visitar

Urretxu encuentra su máxima expresión en la primavera, momento el que eclosiona toda la naturaleza que nos rodea. Para aprovechar este momento se organizan diversos eventos durante el mes de mayo, como la marcha de montaña Iñaki Beitia o la maratón Urola Garaia de BTT.

Como perfecto colofón a la primavera, después de las hogueras del día de San Juan, celebramos una romería en la campa de Santa Bárbara donde se organizan exhibiciones de baile y deporte rural, un concurso de irrintzis —un grito estridente que se utilizaba para comunicarse entre pastores en el pasado y ahora se utiliza en fiestas y ferias— y actuaciones de música tradicional, con instrumentos como el txistu o la trikitixa.

Además, en junio también se celebra el festival de música Kalegorrian, que también lleva gran parte de sus conciertos a la campa de Santa Bárbara. Y es que Urretxu, como la naturaleza que la rodea, también florece en primavera.